PASEANDO POR LAS DISTOPÍAS DE BLACK MIRROR

“Si la tecnología es una droga -y se siente como una droga- entonces, ¿cuales son los efectos secundarios?. Esta área -entre el placer y el malestar- es donde Black Mirror, mi nueva serie, está establecida . Charlie Brooker creador

Los ingleses son los reyes de la distopía. Esa rama de la ciencia ficción que basado en nuestro futuro cercano nos ofrece una visión bastante pesimista de las cosas. De hecho  la palabra “distopía” viene  a ser  antagonista de término Utopía creado por el ingles Thomas More ( Tomas  Moro para sus amigos españoles) que se entretuvo en describir una sociedad ideal en la imaginaria isla de Utopía

imgres-3

Y con este origen de buena cuna su descendiente británicos crearon la distopía. Los máximo exponente clásico en la literatura son “1984” de George H. Well y “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley. En el mundo del cine podríamos ya abrir muchos más campos empezando por “Metrópolis” pero es en el mundo del comics  donde vuelven a ganar por goleada; solo hay que mencionar a Alan Moore y sus obras: V for Vendetta y Watchmen entre otros insigne distópicos del género.

images

Y en el mundo de la series de televisión han dado de nuevo la campana con esa perturbadoras joyas que configura los capítulos de Black Mirror. El espejo negro que nos refiere el titulo  hace mención a todos los tipos de pantallas que nos rodean y que una vez  apagadas nos devuelve la imagen de nosotros mismo: teléfonos, tabletas, ordenadores, televisión. Un mundo de pantallas-reflejos que están cambiando nuestro mundo o lo que es peor nuestra percepción del mundo.

Y de esto va las distopias de “Black Mirror” de la tecnología y su interacción con el hombre y como buen ejemplo del género no salimos bien parados. Visitar esos mundos distopicos donde  los cambios posibles ya son realidades y ver como pueden afectar a la sociedad es el viaje al que  nos invitan y no se trata de una visita amable

La serie cuenta con dos temporadas de 3 capítulos cada una.  Un consejo tomenlo tacita a tacita.

 

Deja un comentario